Panecillos de semillas

¡Cómo nos gusta el pan! Es uno de los placeres de la vida y además forma parte de nuestra cultura. Siempre acompaña nuestros platos y saber usarlo mientras comemos es una de las primeras normas del buen protocolo.
¿Pero quién dijo que el pan está reñido con un alimento saludable? su ingrediente básico siempre es un cereal; los cereales siempre han sido la base de una buena alimentación en todas las culturas del mundo, gracias a su facilidad de cultivo, preparación y sus propiedades nutricionales, que aportan nutrientes esenciales para nuestra dieta diaria.
Ya hablaremos más despacio de ellos, pero como aspectos fundamentales podríamos decir que no deberíamos tachar ninguna de las especies de este alimento: trigo, avena, cebada, centeno, arroz, maíz, mijo etc... Su consumo debería ser variado. Alternando a menudo cada uno de ellos. Pero procurando consumirlos integrales, es decir, conservando su corteza ya que son mucho más ricos en minerales, vitaminas y fibras vegetales.
Esta receta de panecillos de semillas es realmente sencilla, es cierto que están hechos de una gran cantidad de ingredientes distintos pero su elaboración es realmente fácil y rápida. Además, la combinación con semillas hace de esta rica receta un alimento mucho más nutritivo.
¿Sabías que las semillas son parte fundamental en la dieta mediterránea? Aunque sean las grandes olvidadas en nuestros platos diarios, las semillas son el origen de las futuras plantas y árboles y contienen todos aquellos nutrientes necesarios para que esto se desarrolle. Sumarlas a nuestro día a día enriquecerá nuestra alimentación cuantiosamente.
En esta receta quizás os pueda extrañar uno de los ingredientes, la cáscara de psyllium, ésta es la capa externa de las semillas de la planta Plantago psyllium, natural de Oriente Medio. Contiene una fibra esponjosa que reduce el apetito, mejora la digestión y limpia el sistema, por lo que es una excelente opción para una dieta saludable.
De cualquier forma, todavía no es fácil de encontrar si no es en herbolarios o tiendas especializadas, así que si no conseguís este ingrediente que no os frene el preparar esta receta en casa, sustituid la cantidad indicada por levadura y os saldrá igual de rico.

Comenzamos precalentando el horno 200 ºC.

Mezclamos las semillas de chía con el agua en un pequeño bol y lo dejamos alrededor de 15 minutos hasta que se forme la mezcla en gel.
Mezclamos la harina de almendra, la harina de avena, las semillas de lino, el psyllium y la levadura.
A continuación añadimos la leche vegetal, el aceite, el gel de chía, la miel y la sal.
Dejamos reposar la masa unos 2 minutos. Ésta debe de ser suave y húmeda, no seca, añadir en ese caso más líquido.
Forra la fuente del horno con papel vegetal.
Haz bolas con la masa y ponlas en la fuente dejando espacio entre ellas. Añádeles semillas de amapola encima.
Hornea alrededor de 25 minutos en el centro del horno.

Déjalas enfriar y a disfrutar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR