CHÍA DE INVIERNO CON LECHE DE ALMENDRAS

Ale y yo estuvimos pensando durante mucho tiempo cuales eran las recetas que primero queríamos compartir con vosotros y teníamos claro que las semillas de chía no podían faltar. Las semillas de chía son la fuente vegetal más rica en ácidos omega 3 y contienen una importante cantidad de antioxidantes naturales, proteínas, fibra, calcio, hierro y otros nutrientes, que la convierten en un alimento con muchos beneficios para nuestra salud. Es bueno saber que tienen un gran efecto saciante lo que nos ayuda a moderar el apetito. Ya veréis que, a pesar de que las semillas de chía son bastante insípidas, una vez que se hidratan y se acompañadas con frutas y otras semillas el resultado es delicioso.

He estado tratando de recordar la primera vez que probé las semillas de chía y no lo recuerdo. Pregunto a Ale y no lo duda, ella sí que recuerda su primera vez… ¡pero si me lo preparaste tú! me contesta. Te presentaste un día en mi casa con un bowl lleno de semillas de chía con frambuesas y me dijiste ¡lo tienes que probar! ¡estas semillas son la bomba! Eso me hace recordar, Ale estaba embarazada de Gabriela y pensé, no puede dejar de probarlo, seguro que es bueno para ellas.

Recuerdo también que la primera vez que oí hablar de estas semillas fue cuando nuestra amiga Carolina me enseñó un bowl lleno de semillas de chía color morado en un restaurante. Fue en Raw Food House, en Malmo, restaurante en el que luego trabajé y aprendí muchas de las cosas que ahora comparto con vosotros. Pero tengo que reconocer que, a pesar de que Carolina me habló de todos los nutrientes y beneficios que tienen, esa primera vez no lo probé. No os cuento esto para desanimaros, os lo cuento porque entiendo que estas semillas a primera vista pueden no ser lo más apetecible, pero os aseguro que una vez que lo pruebas no puedes evitar que pasen a formar parte de tu despensa.

Ya es hora de ponernos manos a la obra, hoy vamos a preparar un pudín de semillas chía que acompañaremos con una compota de manzana con higos secos y un topping de semillas de calabaza, bayas de goji, chips de coco y láminas de manzana. Te recomendamos que empieces preparando el pudin de chía, ya que necesitamos que repose entre 15 y 20 minutos para que esté listo.

Ingredientes
(para 4)

½ taza de almendras crudas

½ l de agua

Una pizca de sal

150 ml de semillas de chía

Ralladura de 1 lima

Una pizca de canela

Una vaina de vainilla

Para preparar el pudin de chía empezaremos preparando la leche de almendras, es muy sencillo.

Si quieres verlo en detalle puedes hacerlo en nuestro post sobre leches vegetales.

Si prefieres comprar la leche de almendras sustituye los tres primeros ingredientes por 1/2 l de leche de almendras y, muy importante, fíjate en que no tenga conservantes ni azúcares añadidos.
Una vez que tenemos la leche preparada la ponemos en un bowl, le añadimos la vainilla, la ralladura de lima, la canela, las semillas de chía y mezclamos. Hay que esperar de 15 a 20 minutos removiendo de vez en cuando y ya lo tenemos. Si te apetece puedes endulzar la leche con una cucharada de miel, nosotras preferimos no hacerlo ya que luego lo vamos mezclar con la compota y el topping.

Compota de manzana

2 manzanas

6 higos secos

Zumo de ½ lima

Para hacer la compota partimos la manzana en trozos, le añadimos el zumo de lima y lo batimos en la batidora, añadimos los higos y volvemos a batir hasta obtener la consistencia deseada. Te recomendamos probarlo porque así puedes elegir el punto de dulce que tú prefieres añadiendo más o menos higos. Si nunca antes has probado compotas crudas, veréis que es algo muy fácil de hacer y que podéis utilizar para sustituir a las tradicionales.

Topping

Pipas de calabaza

Chips de coco

Bayas de goji

1 manzana

De entre todas las posibilidades de topping que hemos probado para esta receta, nos hemos quedado con una combinación que nos recuerda el invierno sueco y que queremos compartir contigo.
Pues ya lo tenemos, sólo nos queda elegir un vaso de cristal donde pondremos una capa de compota, una de pudín de chía y por último el topping de pipas de calabaza, bayas de goji, chips de coco y láminas de manzana.

Si lo preferís podéis utilizar un bowl, un frasco de cristal con tapa para conservarlo en la nevera, un tupper para llevaros a la oficina o cualquier otro recipiente que te permita tener listo un desayuno o tentempié para tomar en cualquier momento del día.
La fotografías de esta receta son de Nacho Ferrandiz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR