BOL DE QUINOA Y JUDÍAS MUNGO
7 julio, 2018
COUS COUS DE COLIFLOR Y BRÓCOLI
26 febrero, 2018
Ya era hora de que preparásemos recetas de chocolate. Porque... hay mayor disfrute para el paladar?
Os proponemos dos recetas muy sencillas: trufas de avellana y barritas de cacahuete, las dos bañadas en chocolate raw o crudo, ya que está fundido a muy baja temperatura. Las dos son deliciosas, se pueden hacer en bastante cantidad, guardarlas en el congelador y sacarlas unos minutos antes consumir. Estarán tan ricas como el primer día.

Pero ahora queremos descubriros las maravillas y beneficios que nos ofrece el cacao.
El árbol del cacao es una planta que da varias cosechas al año, solo se desarrolla en latitudes tropicales. Sus semillas son parecidas a las almendras y tienen un sabor amargo.

El cacao tiene gran variedad de usos, el más conocido es la producción de chocolate, pero también se emplea para la elaboración de aromatizantes y perfumes porque contiene una gran cantidad de grasa, conocida como manteca de cacao.

El chocolate nos proporciona un muy buen aporte de energía, por lo que constituye un excelente suplemento nutricional. Además encabeza la lista de alimentos con mayor contenido de antioxidantes, equiparable al té verde. Es también rico en magnesio, un mineral que nutre nuestro sistema nervioso y nuestra musculatura, es notable también su aportación de calcio, vitamina C, fibra...

Por si no lo sabíais su contenido en triptófano (aminoácido que favorece la producción de serotonina) es lo que nos produce felicidad cuando tomamos chocolate. Por eso el cacao mejora estados de ansiedad, irritabilidad, depresión, etc.

¿Cuales son las pautas para saber si un chocolate comercial es saludable?
Hay varios detalles en los que hay que fijarse para reconocer si un chocolate es de calidad. El primero es que el chocolate tenga al menos un 70% de cacao, este porcentaje representa la cantidad de cacao en el chocolate. Un chocolate con un porcentaje de un 75% nos proporcionará de forma más abundante los beneficios del cacao con respecto a uno que tenga un porcentaje de un 35%, ya que este último tiene menos cacao y tendrá más cantidad de otros ingredientes.
Lo recomendable para que sea un buen chocolate es que aparezca la pasta de cacao en primer lugar en la lista de ingredientes. Desgraciadamente, muchos de los chocolates que encontramos en el mercado tienen más azúcar u otros ingredientes antes que cacao, ingrediente que tiene que ser la base principal.
Dejando de lado el chocolate negro, pasamos al chocolate blanco, que siendo precisos no es chocolate sino fundamentalmente manteca de cacao, es decir, la grasa del cacao. A este “pseudo chocolate” se le añade leche, edulcorante y aroma de vainilla.

Si seguís estas dos recetas habréis hecho sin duda una buena elección.

TRUFAS DE AVELLANA Y CHOCOLATE
Trufas de cacao
(alrededor de 20 trufas)

1 T de avellanas crudas (tostadas al horno ligeramente)

1/3 T de cacao crudo

½ T de caramelo de dátil (o agave, un poco menos)

½ T de agua

40 g de manteca de cacao

1 c de vainilla o ½ vaina

pizca de sal

Cobertura de chocolate:

125 g de manteca de cacao

1 T – 75 g de cacao

1/3 T – 90 g de agave crudo

¼ c de vainilla

pizca de sal

Para hacer el caramelo de dátiles tritura una taza colmada de dátiles deshuesados con 1/3 de taza de agua (más o menos). Ajusta el agua para triturar según veas que necesitas. Debe de quedar una pasta fina (sin grumos) densa, como una mermelada. Reserva.

Pon a calentar el agua para el baño maría en un olla pequeña, en la que puedas apoyar un bol de cristal encima, sin que llegue a tocar el agua. Cuando el agua rompa a hervir, coloca el bol encima, con la manteca y apaga y retira del fuego (de esta manera la manteca de cacao no se sobre calienta y continúa siendo cruda). Remueve para ayudar a que se derrita.

Pon las avellanas junto con ½ T de agua en la batidora y tritura hasta que sea una masa fina, añade el caramelo, el cacao, la vainilla y la sal y vuelve a triturar. Una vez tengas la crema bastante fina, comprueba de dulce y ajusta a tu gusto si es necesario.

Por último añade la manteca de cacao y tritura de nuevo, lo justo para que se incorpore bien.

Retira de la batidora, pon en un tupper y lleva a congelar unas 6-8 horas.

Cuando la masa haya enfriado y sea moldeable haz las bolas. No muy grandes, máximo 2 cm de diámetro, pues con la cobertura se agrandarán mucho.

Una vez hechas vuelve a introducir en el congelador una hora más o menos, para que endurezcan de nuevo.
Cobertura de chocolate

Prepara la cobertura de chocolate haciendo el mismo baño maría que antes y poniendo la manteca a derretir.

Una vez derretida añade el cacao, la vainilla y sal y mezcla bien con unas varillas o similar. Por último añade el agave y mezcla hasta que quede todo perfectamente incorporado.

Ahora sólo te queda bañar las trufas en la cobertura de chocolate. Ve colocando las trufas sobre un papel de cocina. Una vez hechas todas vuelve a introducir en el congelador para que solidifiquen bien.


Listas para disfrutar!!!
BARRITAS DE CACAHUETE Y CHOCOLATE
Barritas de cacahuete
(unas 10 barritas)

1T de leche de coco, de una lata sólo la parte sólida

1/2 taza de sirope de arce

1 T de cacahuetes natural

1/2 T de agua

Pellizco de sal

Para la cobertura

100 g de manteca de cacao

1 T de cacao

1/3 T de agave crudo

¼ c de vainilla

pizca de sal

Preparar la crema de cacahuete, triturando los cacahuetes con el agua y un pellizco de sal, hasta obtener una pasta homogénea Calentar en un cazo a baja temperatura la crema de coco.

Añadir el sirope de arce y mezclar bien.

Añadir la crema de cacahuete y la vainilla y volver a mezclar.

Colocar papel de horno sobre una fuente cuadrada o rectangular y poner la mezcla estendiéndola bien por todo el molde.

A continuación introducirlo en el congelador durante al menos 6 horas hasta que solidifique bien la masa.

Una vez pasado este tiempo sacarla del congelador, dejar descongelar alrededor de 15 min y cortar en forma de barritas.
Cobertura de chocolate

Prepara la cobertura de chocolate al baño maría, poniendo agua a hervir en un cazo y con un bol de cristal encima ponemos la manteca de cacao a derretir, apagando ell fuego en ese momento, dejando que se disuelva a baja temperatura

Una vez derretida añade el cacao, la vainilla y sal y mezcla bien con unas varillas o similar. Por último añade el agave y mezcla hasta que quede todo perfectamente incorporado.

Ahora sólo te queda bañar las barritas en la cobertura de chocolate. Ve colocando las barritas sobre un papel de cocina. Una vez hechas todas vuelve a introducir en el congelador para que solidifiquen bien.


Y de nuevo.... Listas para disfrutar!!!
Aquí tienes tus antojos de chocolate y ¡¡olvídate de los remordimientos!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies