Nuestra despensa

Si quieres empezar por el principio tenemos que meternos en la despensa ¿te apetece?
A nosotras no nos puede apetecer más.

Lo que nuestra experiencia nos dice es que hasta que no empiezas a crear una nueva despensa es muy difícil que puedas cambiar tus hábitos de alimentación hacia una comida más saludable y, muy importante, no se trata sólo de comprar productos nuevos, nuestro consejo es que busquéis también un sitio donde podáis empezar a almacenarlo todo junto. Una estantería, un armario de cocina, cualquier rincón nos vale para empezar y, no olvidéis reservar un sitio mayor en la nevera para frutas y verduras, estamos seguras de que van a ir ganando terreno poco a poco.

Antes de hacer la próxima compra queremos recordamos que nuestro objetivo es adoptar una dieta variada y equilibrada, comer más alimentos de origen vegetal y menos de origen animal, elegir alimentos frescos frente a alimentos procesados, cereales integrales frente a refinados y, por supuesto, disfrutar de la comida y de sus beneficios. No queremos asustarte ni que pienses que esto es demasiado complicado para ti, mira los grupos de alimentos que recomendamos que empiecen a llenar tu despensa y seguro que empiezas a verlo más accesible.


Frutas y Verduras

Cuanta más cantidad de verduras y frutas y más variadas mucho mejor. Sobre todo vamos a comprar vegetales de hoja verde pero también hortalizas, tubérculos, bulbos, brotes, hongos, flores y frutas, todos tienen un hueco en nuestra despensa.

Este grupo de alimentos se caracteriza por su alto contenido en minerales y vitaminas hidrosolubles y todo el mundo coincide en que son la base de una alimentación saludable.

Legumbres

Garbanzos, lentejas, judías o guisantes.
Nos quedamos con su alto aporte de proteínas que además son de muy buena calidad, también contienen hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas lo que convierte a las legumbres en un alimento muy completo desde un punto de vista nutricional.

Frutos secos

Almendras, anacardos, avellanas, nueces, nueces de macadamia, nueces de Brasil, nueces pecanas, pistachos o piñones.
Tienen un gran contenido de grasa de buena calidad, esto quiere decir que la la relación entre el contenido de grasa saturada e insaturada es de las mejores, y su consumo nos aporta gran cantidad de energía, también aportan fibra, proteínas y minerales.
Nosotras siempre los elegimos crudos y sin sal.

Frutas desecadas

Dátiles, higos secos, orejones, ciruelas, uvas pasas, moras blancas, arándanos, arándanos rojos o bayas de goji son las más frecuentes, aunque cada vez es más habitual encontrar todo tipo de fruta seca como plátanos, fresas, mango, manzanas, etc.
Aportan gran cantidad de energía y tienen gran concentración de nutrientes.
Nos quedamos con las que no tienen azúcares ni aditivos artificiales añadidos.

Semillas

Las pipas de girasol y de calabaza, semillas de chía, semillas de sésamo, semillas de cáñamo, semillas de lino o semillas de amapola.
Se pueden considerar alimentos vivos y completos, son muy ricas en fibra, una gran fuente de proteínas y contienen grasas de buena calidad, vitaminas y minerales.
Algunas semillas se recomienda molerlas en el momento en el que las vayamos a consumir para facilitar su absorción.
Elegimos las semillas crudas y sin sal.

Cereales

Utilizamos sobre todo cereales integrales y sin gluten como trigo sarraceno, avena, amaranto, mijo, arroz integral, arroz salvaje, maíz o quinoa.
A veces utilizamos espelta y centeno, estos cereales contienen menos cantidad de gluten que el trigo y tienen un elevado valor nutricional.
Se consideran también alimentos vivos, tienen un alto contenido de hidratos de carbono y son una gran fuente de fibra, minerales y vitaminas.
Recomendamos poner los cereales integrales en remojo durante 2 ó 3 horas antes de su consumo para favorecer la absorción de los minerales.

Hierbas aromáticas y especias

Perejil, albahaca, romero, tomillo, menta, hierbabuena, cilantro, orégano, laurel, mejorana, cebollino, eneldo, estragón, etc., son hierbas aromáticas que utilizaremos tanto frescas como secas. Las hierbas aromáticas nos activan energéticamente y aportan muchos beneficios para muestra salud.
Pimienta blanca, negra y rosa, guindilla, nuez moscada, cúrcuma, jengibre, clavo, cilantro, comino, chile, pimentón, azafrán, mostaza, anís, canela, cardamomo, vainilla, etc. En muchas culturas se considera a las especias no sólo como condimentos que realzan el sabor de los platos, sino como medicamentos a la hora de prevenir o curar enfermedades y, por supuesto, no pueden faltar en nuestra despensa.

Otros

Aceites de origen vegetal: aceite de oliva virgen extra, aceite de sésamo, aceite de lino, aceite de aguacate, aceite de coco, etc. Te recomendamos que, siempre que sea posible, utilices aceites prensados o extraídos en frío ya que que mantienen mejor todas las propiedades de la semilla o el fruto.

Edulcorantes naturales como la miel cruda, la stevia, el sirope de agave, el azúcar de coco y el sirope de arce. Otros como el vinagre de manzana, la sal marina, la sal del Himalaya, alimentos fermentados como la salsa de soja tamari, el miso o encurtidos caseros, el chocolate en polvo puro, la manteca de cacao, las algas y otros muchos más.

Alimentos de origen animal

Algunas veces veréis que utilizamos alimentos de origen animal de buena calidad en nuestras recetas. Los huevos ecológicos, el yogur griego, el ghee y otros, son ingredientes que encontraréis en algunos platos que queremos compartir.

Si hablamos de llenar la despensa para llevar una alimentación más saludable es inevitable hablar de los alimentos orgánicos. Estos alimentos se han ido introduciendo poco a poco en las tiendas de alimentación y en los supermercados y levantan muchas dudas entre nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR